Cómo ahorrar en la factura de la luz en invierno

0
8
ahorro de energía eléctrica en invierno en casa

No debe ser secreto que a todos nos ha afectado el fuerte incremento en las tarifas de la luz presentadas este año, y llegado el invierno se hace muy necesario recurrir a los sistemas de climatización para mantener el hogar a una temperatura agradable.

Por lo anterior, es imprescindible contar con equipos de consumo energético eficiente, así como implementar medidas y cambios de hábitos para abaratar los costes mensuales del presupuesto familiar.

En este post trataremos sobre las mejores recomendaciones que nos permitan hacer un mejor uso de los recursos energéticos en el hogar y así poder ahorrar en la facturación de la luz en la época de invierno.

 

1. Revisar el sistema de calefacción

Es totalmente necesario comprobar el buen estado del sistema de calefacción que se tenga en casa y proceder oportunamente con los mantenimientos o reparaciones recomendadas.

De no tener un sistema de calefacción o de requerir una renovación, es importante adquirir un equipo de consumo energético eficiente.

Dependiendo de las necesidades de calefacción de la vivienda, se podrá optar por sistemas individuales para las estancias que se requiera calentar, para lo cual hay opciones prácticas de instalar sin requerir obras.

Por otra parte, es necesario tomar en cuenta el tiempo que se está en casa para conocer si se requiere calefacción por pocas horas o por muchas.

En caso de necesitar calefacción por pocas horas, se puede optar por un emisor, pero si se requiere mayor tiempo de calefacción lo mejor será recurrir a los acumuladores, ya que además pueden aprovechar de utilizar la energía en los tramos donde las tarifas son más baratas. Consiguiendo así un relevante ahorro en la factura de luz en invierno.

 

2. Aislamiento de la vivienda

Más que nunca durante el invierno, resulta indispensable tener un adecuado aislamiento en puertas, ventanas, techos y paredes, así como tapar huecos y rendijas, de manera de poder obtener eficiencia en los sistemas de climatización, ya que en caso contrario se podrían presentar fugas que ocasionan un mayor consumo energético.

Lo más recomendable es realizar revisiones periódicas a los aislamientos de manera de garantizar su buen estado y así efectuar los cambios o arreglos oportunamente, particularmente antes de la llegada de épocas como invierno o verano.

De igual manera es importante concentrar el aislamiento en las habitaciones o zonas donde se requiera un mayor uso de la calefacción y de esta manera no desperdiciar el consumo energético.

 

3. Uso de termostatos

Estos dispositivos están diseñados especialmente para programar y regular la temperatura de los equipos de climatización, y de esta forma obtener mayor comodidad y un consumo más eficiente.

Permiten programar las necesidades de uso, con funciones de apagado y encendido automático en los horarios que se le indiquen con la temperatura de nuestra preferencia, para contar con una temperatura agradable mientras estemos en casa.

Su uso evitará consumos energéticos innecesarios y mayor comodidad, por delegar en sus funciones la responsabilidad del adecuado control climático en la vivienda.

Los equipos con tecnología más avanzada incluyen conexión a través de WIFI, lo cual facilita su gestión desde cualquier lugar a través del dispositivo móvil.

Una estupenda opción es la ofrecida por termostatos Junkers, los cuales son dispositivos inalámbricos con tecnología de avanzada, en modelos con o sin WIFI, con una excelente relación entre calidad y precio.

 

4. Control de la temperatura

Es aconsejable mantener una temperatura promedio en la vivienda, que sea agradable y se mantenga en forma constante, lo ideal es entre los 18º y 23º.

Esta medida evitará los picos de consumo. Todos debemos conocer que por cada grado que se suba la temperatura se incrementa el consumo energético en aproximadamente 7%, por ello se deben evitar las alteraciones, para de esta manera llegar a ahorrar hasta un 10% del consumo y por ende ahorrar en la factura de la luz en invierno.

Cabe mencionar que, la ventilación de la vivienda no debe exceder los 10 minutos durante las mañanas, a fin de que no escape el calor que se ha conservado en su interior durante la noche.

 

5. Repartidores de costes

Consiste en la instalación de repartidores de costes en la vivienda, los cuales se encargarán de controlar el consumo energético.

Es un dispositivo de mucha utilidad dentro de las comunidades de vecinos, debido a que permiten individualizar lo consumido por cada propietario, de esta manera cada quien pagará lo que realmente ha consumido.

Conocer el detalle del consumo permitirá tomar las acciones necesarias para favorecer el rendimiento y el mejor uso del consumo energético.

 

6. Agua caliente sanitaria

Con relación al agua caliente sanitaria, se deben aplicar ciertas medidas de manera de no exceder el gasto energético en el hogar, racionalizando su uso en la medida de lo posible.

Para los hogares que posean termo, se puede recurrir a la instalación de una válvula termostática, de esta manera se incrementará su rendimiento entre 25 y 30%.

En cuanto a las tarifas eléctricas, lo ideal será programar su uso en horas valle y así obtener un ahorro en el consumo.

 

7. Mejora la iluminación

Se puede obtener un consumo más eficiente en invierno dentro de la vivienda, aprovechando la iluminación natural y utilizando bombillas de bajo consumo.

Será necesario cambiar las bombillas incandescentes por las de tipo LED, que, aunque resultan más caras, son de bajo consumo y de mayor duración.

La formación de buenos hábitos en los miembros de la familia será indispensable, de manera que todos contribuyan en estar atentos de apagar las luces cuando no sea necesario o cuando no las estén usando.

En el día es importante aprovechar la luz natural, para ello basta con abrir cortinas o persianas y dejar entrar la luz del sol.

 

8. Evitar el stand-by

Por último, para ahorrar en la factura de la luz en invierno, es muy importante estar atentos de desenchufar todos los electrodomésticos cuando no se estén empleando, ya que no basta con que estén apagados, debido a que el modo stand by permanece consumiendo energía en forma silente.

Esto ocurre con los cargadores del móvil, el microondas, aire acondicionado, la tele, los ordenadores, etc.

Cabe destacar, que los aparatos bajo esta modalidad llegan a consumir un gasto energético que puede representar hasta el 10 por ciento del consumo total de la vivienda.

Una alternativa para no olvidar apagar los equipos es utilizar regletas, de esta manera se apagarán varios equipos a la vez.

Esperamos que esta serie de recomendaciones sean de mucha utilidad para todos aquellos interesados en disminuir el gasto energético de sus hogares en invierno. Son pequeños ajustes que al formar el hábito serán muy sencillos de mantener.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here