La evolución del éxodo hacia las grandes ciudades, 54% de la población mundial vive en ciudades, en 1900 el 10%, en 2050 el 75%

0
214

Los problemas del crecimiento urbano y el desarrollo de nuestras ciudades, barrios y viviendas son antiguos. Pero siguen siendo igual de acuciantes y severos. En este artículo os traemos la opinión del estudioso Ricky Budett, profesor de Estudios Urbanos de la London School of Economics (LSE), sobre el imparable y desbordante crecimiento de las ciudades en los países emergentes frente al estancamiento y retroceso de las ciudades en los países desarrollados.

Ricky Budett es profesor de Estudios Urbanos de la London School of Economics (LSE) y el director de LSE Cities y el programa Urban Age. El profesor Burdett fue el asesor arquitectónico del alcalde de Londres desde 2001 hasta 2006 y es miembro de “Planificación Regional para el Huracán Sandy”. También es co-editor de “The Endless City” (2007), “Vivir en la Ciudad sin fin” (2011) y “Cómo transformar las economías urbanas” (2013).

 

¿Están las ciudades cada vez creciendo más?

Por el momento el 54% de la población mundial vive en ciudades. Para el 2050 podría ser el 75%. Hace cinco generaciones, en 1900, esa cifra era del 10%. No sólo las ciudades se hacen más grandes, la velocidad a la que las ciudades están creciendo es algo que nunca hemos experimentado antes. En Lagos, Mumbai y Dhaka, por ejemplo, hay más o menos 35 a 45 personas por hora que nacen o se mueven a esas ciudades. Eso es más de 300.000 al año. El impacto de esto es enorme en agua, iluminación, suministro de electricidad, viviendas, hospitales, etc. Estas cuestiones urgentes no están necesariamente organizadas por las ciudades que más crecen.

Manejar este crecimiento suena imposible.

Hay ejemplos muy positivos de cómo el crecimiento se puede manejar bien tanto en el Norte como en el Sur, aunque el crecimiento es desigual-se concentra ahora en Asia, África y partes de América Latina y se ha estabilizado en Europa y América del Norte. En algunos casos, la realidad está invertida. Detroit y algunas ciudades de Europa del Este han tenido disminuciones de población en los últimos años muy significativas.

 

¿Qué frena el crecimiento?

Tiene que ver con la migración para alcanzar un punto de saturación. Con el tiempo, la gente encuentra trabajo y comienza a hacer su vida. Echemos un vistazo a Brasil, la economía se ha estabilizado y la gente no viaja dramáticamente a las ciudades con el fin de obtener puestos de trabajo. El trabajo ha sido la razón por la cual la gente se muda a las ciudades durante cinco mil años y seguirá siendo la razón principal en el futuro cercano.

 

¿Pero si las personas siguen llegando entonces qué pasa?

Hay muchas ciudades como Jakarta, Bangkok y Lagos, que no manejan bien el crecimiento. Ellos se están expandiendo a una velocidad enorme, con muy poco control sobre las infraestructuras. La mayor parte del crecimiento es informal y no regulado y los resultados son barrios pobres. Esto presenta enormes problemas para la calidad de vida.

 

¿Así que la infraestructura sólo se derrumba?

La capacidad de recuperación de las personas y las ciudades es extraordinaria. Ciudad de México aumentó a 22 millones de personas en muy poco tiempo y la ciudad no se ha derrumbado. Sin embargo, se ha quedado sin agua. La ciudad ha chupado todo el agua de su subsuelo. Sao Paulo está a punto de hacer lo mismo. La mayoría de los residentes están en barriadas en la periferia, donde las reservas de agua son escasas y los asentamientos carecen de letrinas y alcantarillas.

 

¿De dónde sacan el agua?

Aparece la necesidad de reducir la cantidad de consumo y proporcionar agua potable a estas zonas muy infradotadas. Lo que está ocurriendo en América Latina ahora es que una gran cantidad de alcaldes y líderes están recibiendo a demandas con el tema del agua. En Río de Janeiro muchas de las favelas han sido dotadas con agua reciclada, electricidad, gas y los servicios postales ya existen en muchos lugares. Estas situaciones no son muy diferente, de cualquier ciudad medieval amurallada hace 500 años, con calles estrechas, poca calidad del aire y la luz, pero en funcionamiento y con desarrollo de economía, porque aquí es donde las personas viven y trabajan.

 

En ciudades amuralladas como Siena y Lucca me imagino que el crecimiento habría sido contenido físicamente y han sido razonablemente estables

Este es el gran debate en la planificación urbana. ¿Usted contiene el crecimiento o lo deja crecer para siempre? Una de las maneras para gestionar el crecimiento es contenerlo. A finales de la década de 1930 Londres comenzó a desarrollar su cinturón verde, en relación al concepto de Ciudad Jardín. Este cinturón verde trabaja exactamente igual que una muralla conteniendo el desarrollo de la ciudad, como las murallas alrededor de Siena. Esto significa que la ciudad sólo puede crecer hasta un límite determinado. Más allá usted tiene una zona verde de 20 millas y debe promocionar nuevos pueblos o el desarrollo orgánico de las ciudades más antiguas. Milton Keynes diseñó este cinturón verde para Londres y funcionó. Ese modelo es un modelo muy sostenible de una ciudad ambientalmente eficiente, que trata de reducir la cantidad de desplazamientos. La mayoría de las grandes ciudades que he descrito, como Río y Lagos tienen tiempos medios de trayecto de cuatro horas al día. ¡Eso no es normal, ni eficiente, ni sostenible!

 

¿Eso es inevitable?

¡No! Si usted toma una ciudad como Hong Kong, que tiene una población de siete u ocho millones, el promedio de tiempo de trayecto es de 11 minutos. En Tokio, la ciudad más grande en el mundo con 36 millones, un recorrido medio diario es de menos de una hora. Eso es porque tienen una inversión extraordinaria en transporte público y está todo muy integrado.

El punto clave aquí es que cada ciudad puede desarrollar su mecanismo urbano y político que sea coherente con el punto de desarrollo que puede permitirse. No hay una ciudad perfecta, pero hay ciudades que son más o menos aptas para un nivel de desarrollo determinado.

 

Pero hay ciudades que funcionan y ciudades que no lo hacen.

Sí. Yo diría Londres con las obras del cinturón verde, Hong Kong, con sus obras de infraestructura de transporte público, obviamente, las ciudades escandinavas de Estocolmo, Oslo y Copenhague son extremadamente eficientes, pero lugares como Medellín o Bogotá también muestran un extraordinario funcionamiento a bajo costo, simplemente con innovación e intervención pública inteligente. En Bogotá han invertido en más de 100 km de rutas de ciclismo y ahora es tan exitoso como el ciclismo en Copenhague. También han añadido los carriles bus dedicado al sistema de transporte masivo. Esto es absolutamente radical para una ciudad como esta y el efecto es fantástico.

 

Sin embargo, una gran cantidad de personas siguen viviendo en barrios marginales

La ONU pronostica que uno de cada tres nuevos habitantes urbanos pronto estarán viviendo en un barrio pobre. Eso crea una bomba de tiempo en las ciudades que actualmente están creciendo a este ritmo increíble. Londres pasó por este problema hace 150 años. Londres estaba entonces hiper-congestionada, enormemente contaminada, con pésimas condiciones de vida, y la esperanza media de vida para los hombres era 24 años en los años 1860, 1870 y 1880, Londres invirtió masivamente en las alcantarillas bajo la riberas del río Támesis, para evitar las epidemias de cólera, y también invirtió en el movimiento de vivienda social. Había una conciencia de que a menos que haya una vivienda de buena calidad para los más desfavorecidos no vamos a resolver el problema de la pobreza. Las instituciones y las intervenciones en el tejido de la ciudad van de la mano para mejorar las condiciones de las personas que se mueven en él.

 

¿Qué pasa con la contaminación en estos lugares de hacinamiento?

La estadística de la cuestión ambiental es el hecho de que las ciudades consumen una enorme cantidad de energía y representan el 70% de las emisiones mundiales de CO2. Si usted puede reducir su huella de carbono en un 10% puede hacer un enorme beneficio para el mundo. Si la Ciudad de México hubiera seguido el modelo de Bogotá en lugar del modelo de Los Ángeles de crecimiento ilimitado e incontrolado  está claro que estaría mejor ahora. Incluso en Estados Unidos hay ciudades aparte de Nueva York que se destacan a nivel urbano. Portland, Oregon, Seattle y Washington han adoptado la idea de límite de crecimiento urbano, con el cinturón verde. El cinturón de zonas verdes imita la expansión. Con esto usted está haciendo de forma automática una ciudad más compacta y, a continuación, puede desincentivar el coche. Como alcalde de la ciudad se pueden mejorar mucho las cosas.

¿Qué hay de ti?

¿ Qué te parece el artículo ? ¿Tienes experiencia con algo parecido? ¿Crees que merece la pena y lo recomiendas?

Esperamos con interés tus opiniones y puntos de vista en los comentarios a continuación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here